Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies aquí. Si continuas navegando por nuestro sitio, entendemos que aceptas nuestra Política de cookies
Política de cookies +

Facebook

g+

        Bonos subordinados Banco Popular



Bonos subordinados convertibles del Banco Popular



Información relevante


Un bono, es un título de deuda, renta fija o variable, que se emite por un Estado, comunidad autónoma, municipio o por una sociedad o por una institución supranacional- en este caso el Banco Europeo de Inversión-, a fin de obtener fondos de los mercados financieros. El emisor del bono se compromete, una vez vencido el mismo, a devolver el capital principal prestado junto con los intereses generados a los que se denomina cupón.



Características y remuneración de los bonos:

El Bono Subordinado Convertible emitido por el Banco Popular, ofrece a su tenedor una remuneración predeterminada (fija o variable), no acumulativa. El emisor podrá amortizarlo anticipadamente al 100% a los cinco años y cancelar el Pago de la Remuneración, siendo los intereses no pagados no acumulativos. El tenedor del Bono no podrá reclamar los impagos de los intereses ni a convertir sus Bonos.



Vencimiento de los bonos

El 25 de noviembre de 2015, fue la fecha clave para sumar miles de afectados a una nueva crisis bancaria: en este caso la del Banco Popular.


El vencimiento puede ser perpetuo o explícito. En el supuesto de que su vencimiento fuera explícito, se convertirá obligatoriamente en acciones por el importe total a precio de mercado. En el supuesto de liquidación del emisor, los Bonos Subordinados obligatoriamente Convertibles son valores que a efectos de prelación de créditos se sitúan por detrás de todos los acreedores comunes y subordinados del Banco, participaciones preferentes, acciones preferentes y demás valores que el Banco pueda emitir.


El Banco Popular comercializó este producto financiero el año 2008-2009, ofreciéndolo entre sus clientes minoristas como un plazo fijo. Uno de los problemas originados después de su comercialización, es que la rentabilidad no fue la esperada y lo que en su día parecía una buena inversión, hoy se ha convertido en un problema financiero para muchas familias españolas.


En el año 2009, el Banco Popular comercializó un producto financiero complejo al que denominó como Bonos Subordinados Necesariamente Canjeables I/2009. El gancho principal para los inversores se centraba en la rentabilidad que ofrecía, siendo esta de un interés fijo del 7%, durante el primer año, y una remuneración de euríbor a tres meses más el 4%, para los sucesivos ejercicios. Dicha emisión vencía en 2013. Unos años más tarde, en el año 2012, la entidad aprobaba una nueva emisión de bonos a los que denominaría Bonos Subordinados Obligatoriamente Convertibles II/2012 dirigida exclusivamente a los titulares de los valores integrantes de la emisión Bonos Subordinados Necesariamente Canjeables por Acciones de Banco Popular S.A. I/2009.


La nueva emisión alargaba el vencimiento de bonos hasta el año 2015 con la finalidad de intentar recuperar el precio de la acción.


La nueva emisión abría ventanas trimestrales de liquidez, fijándose la última conversión voluntaria del 4 al 24 de agosto de 2015.


El 25 de Noviembre es la fecha marcada en el calendario por el Banco Popular para la conversión obligatoria de los Bonos Subordinados Obligatoriamente Convertibles.


En esta fecha se produjo para los afectados una pérdida patrimonial de más del 80% de su inversión. Por cada 17,75€ invertido, abonaran 3,18€ (el precio actual de la acción), al afrontar la compra obligada de acciones con bajadas de más del 80% de su valor de emisión.


Como se ha comprobado estos bonos del Banco Popular, necesariamente convertibles en acciones del propio Banco, constituyen un producto financiero de inversión complejo y arriesgado que, con el cebo de una buena rentabilidad inicial, comporta riesgos inherentes a la propia aleatoriedad de las fluctuaciones del mercado bursátil. Su principal característica es que al inicio otorgan un interés fijo, mientras dura el bono, pero después, cuando el inversor se convierte en accionista del Banco Popular, la aportación adquiere las características de una inversión de renta variable, con el consiguiente riesgo de pérdida del capital invertido, como ha sido el caso.



Posibles acciones de recuperación:

Sí, es posible reclamar la devolución de la inversión siempre que se trate de un cliente minorista, esto es, sin conocimientos financieros, y no se le haya informado bien de todas las características del producto, especialmente de sus riesgos.


Los inversores tienen una puerta para recuperar su inversión que es acudir a la vía judicial.


Al igual que Bankia transformo obligatoriamente preferentes en acciones El banco popular el día 25 de noviembre convirtió obligatoriamente sus bonos para los clientes que no aceptaron el canje voluntario.


Lo que deben saber los inversores es que en todo momento pueden ejercer su derecho a reclamar y a solicitar la nulidad del contrato y la devolución de las cantidades invertidas.

Afortunadamente los Tribunales han empezado a pronunciarse en sentido favorable, estimando las demandas de los inversores y obligando a las partes a restituirse las prestaciones, más los intereses legales devengados, con expresa condena en costas a la entidad demandada.


En este sentido, la Sentencia de la Audiencia Provincial de Baleares, sec. 3ª, de fecha 29 de Noviembre de 2013, que confirma la resolución del Juzgado de Primera Instancia nº 19 de Palma de Mallorca de fecha 5 de abril de 2013, estima la demanda interpuesta por una clienta que invirtió 220.000 euros en bonos subordinados, canjeables por obligaciones subordinadas, que a su vez se convertían en acciones del Popular, declarando la nulidad del contrato de orden de valores, con expresa condena en costas.


En análogos términos, el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Gijón dictó una sentencia de fecha 5 de Noviembre de 2014, en la que se declaraba la nulidad por error en el consentimiento del contrato de adquisición de los bonos subordinados necesariamente canjeables en acciones Banco Popular suscrito en el año 2009, así como su canje por nuevos bonos similares en el año 2012.


Similares términos para la sentencia de la Audiencia provincial de Madrid de 13 de mayo de 2015.


Hasta la fecha, los Tribunales que están estimando las demandas presentadas por los inversores, están declarando la nulidad de la orden de compra por error en el consentimiento, estableciendo la restitución recíproca de las prestaciones de las partes. Además, la entidad demandada es condenada a abonar el importe de los intereses legales devengados, como decimos, con expresa condena en costas.


Si su transacción se realizó, sin contar con los conocimientos o información suficiente para poder comprender la magnitud de los riesgos inherentes a dicha contratación puede acudir a los Tribunales para defender sus intereses. Ya han recaído sentencias favorables a este respecto, también en el Despacho de Abogados Lara, un despacho especializado en las reclamaciones bancarias como Bankia acciones, y preferentes de las diversas entidades que las emitieron y ahora, con los bonos convertibles, en los que solicitamos la nulidad de los contratos y la restitución de las cantidades perdidas por los inversores, teniendo como causa una incorrecta comercialización de estos productos por parte de las entidades financieras.


También pueden reclamar las personas jurídicas, que tenga la condición de cliente minorista, esto es, que no se trate de una empresa de inversión o de una gran empresa que cumpla alguno de los siguientes criterios, que define el art. 78 bis 3.c) de la Ley del Mercado de Valores:


   1º. Que el total de las partidas del activo sea igual o superior a 20 millones de euros.


   2º. Que el importe de su cifra anual de negocios sea igual o superior a 40 millones de euros.


   3º. Que sus recursos propios sean iguales o mayores a dos millones de euros.


Se puede intentar entablar una negociación con el banco de cara a alcanzar un acuerdo a través de un requerimiento previo que, a veces, es atendido. El documento de solución extrajudicial siempre se firma por una cuantía menor a la que se tiene derecho.


Desde el Despacho de Abogados LARA, recomendamos reclamar judicialmente. En el 99% de los casos se ha recuperado la inversión y la sentencia ha sido favorable, lo normal es que condenen al banco en costas además y que le obliguen a hacer frente a los intereses devengados.


Dado el absoluto incumplimiento por parte del Banco Popular sobre la garantía de recuperación del 100% de su inversión, nuestro Despacho se ha especializado en la recuperación de estas inversiones que, en un primer momento, podrían considerarse perdidas. La fecha prevista para la conversión final era Noviembre de 2015, momento a partir del cual, las pérdidas calculadas sobre la inversión total, superan el 70%.


Pueden reclamar todas las personas físicas y jurídicas –empresas– a los que se comercializó este producto, bien por defectos formales en la comercialización (venta irregular sin cumplir con los protocolos exigibles), bien por error en el objeto, vicio del consentimiento.


Si la reclamación prospera se recupera el dinero perdido con el interés legal correspondiente.


La vía comúnmente utilizada para la reclamación judicial, es la vía civil, en el juzgado de primera instancia, al menos desde nuestro despacho, ya que entendemos es rápida y efectiva y, preferentemente, de forma individual, en lugar de las colectivas utilizadas en otros despachos con resultados menos favorables por la oposición de los Servicios Jurídicos del Banco Popular.


La experiencia en estos procedimientos nos lleva a afirmar que la tasa de éxito es superior al 90% ya que los tribunales nos han ido dando la razón en los procedimientos que hemos tramitado.


Presentamos su demanda en un plazo muy breve y no tendrá que esperar un largo período para ver materializada su reclamación en sede judicial. Contamos con experiencia probada, lo que nos permite una agilidad especial en este tipo de procedimientos.


Además de la competitividad de nuestras tarifas, tan solo cobramos cuando Vd. gana.


Y porque todo esto lo ofrecemos con un alto grado de profesionalidad y calidad.


Nuestros honorarios serían:


Judicialmente: 6% de las cantidades recuperadas + IVA.


Extrajudicialmente: 4% de las cantidades recuperadas + IVA.


Si hay condena en costas a Banco Popular, la totalidad de las mismas que abonaría el banco.



Plazos para la reclamación y duración del procedimiento:

El plazo límite es octubre de 2017, es decir, 4 años a contar desde el momento en el que deberían haberse canjeado por acciones y no se hizo por la necesidad de ampliar el momento de conversión.


Según el servicio de estadística judicial del Consejo General del Poder Judicial, un procedimiento como este puede tardar, de media, unos 9 meses en primera instancia y, si se recurriera, unos 5 meses más. Es una media real a decir de nuestra experiencia.


En el supuesto de haber canjeado los Bonos antes del 25 de Noviembre de 2015, también se puede reclamar.


En este caso se interpondría una reclamación judicial solicitando la pérdida patrimonial sufrida en ese momento, con la única consideración a tener en cuenta es el plazo de 4 años que se computaría desde la fecha de dicho canje.


El banco se suele oponer alegando habitualmente, dos argumentos de defensa:


   - Que se han cumplido todas las formalidades que se exigen por la normativa MIFID para productos no complejos y


   - Que se informó correctamente de los riegos a los clientes y por lo tanto los conocían y asumían al contratar el producto.


Lo principal es saber si los inversores contaron con toda la información necesaria en el momento en que se produjo la comercialización de este producto financiero por el banco.


Por supuesto que no, ya que los clientes que optaron por adquirir estos bonos no fueron informados de que el precio de conversión se situaría en 17,69 euros por acción.


Si tenemos en cuenta que la acción del Popular cotiza en torno a 3,18 euros, (nos sirve para hacernos una idea de las pérdidas que están afrontando los inversores.


Ultimas 20 sesiones Banco Popular

Fuente: Web Expansión 12/12/2015



No es difícil imaginar que si se hubiera informado de cuál sería el valor de conversión, ningún cliente habría adquirido este producto.


No podría hablarse ni tan si quiera que se tratara de un producto dirigido a clientes que quisieran asumir un riesgo a futuro respecto a su inversión, puesto que la pérdida era cierta desde el mismo momento de la comercialización.


Tal es así que el propio Ángel Ron, presidente del Banco Popular, reconoció en la Junta General de accionistas celebrada el día 13 de abril de 2015 que los inversores sufrirían una pérdida del 30%. Admitió que "es cierto que no es previsible que la acción llegue a esos niveles de 17 euros para noviembre".


En el esperado supuesto de la sentencia favorable, hay que esperar un mes a que ésta sea firme; después, el banco tiene otro mes para depositar voluntariamente el dinero. Si lo hace, se emite un mandamiento de pago con el que podemos hacer efectiva la cuantía de la reclamación.


Si el banco no paga voluntariamente hay que presentar una demanda de ejecución, que puede tardar unos tres meses.



Caso de sentencia contraria:

El peor escenario que se nos puede presentar, sería perder la demanda y que nos condenen en costas. La condena en costas supone como máximo 1/3 de la cuantía reclamada.



Fiscalidad:

El impacto fiscal final debe ser neutro. Si nos hemos deducido impuestos en ejercicios anteriores por pérdidas habrá que tributar en el ejercicio en el que se perciba el dinero como ganancias. Si no nos lo hemos deducido no será así siendo el impacto neutro como decimos.


En el Despacho de Abogados Lara contamos con experiencia acreditada en este tipo de procedimientos bancarios. Nuestros asesores fiscales le explicarán las posibles repercusiones que puedan tener para Vd., tanto las pérdidas asumidas hasta ahora, como los posibles rendimientos derivados de una sentencia favorable.


Contamos con especialistas que pueden acreditar mas de 40 años de experiencia en el sector.


Nuestro despacho, lejos de dispensar un trato frio y distante a la clientela, recibirá un trato personalizado y cercano muy diferente al que los grandes despachos proporcionan a su clientela, siendo atendido permanentemente por el letrado que le lleva su procedimiento y con acceso directo al mismo en todo momento, recibiendo información puntual y clara, de cada incidente procesal que se vaya produciendo.




Para más información:

Puede ponerse en contacto con nosotros llamando a los teléfonos 91 642 64 34 ó 665 596 055, enviando un e-mail a consulta@abogadoslara.es o simplemente solicitando información a través de ésta pág. web.




Infórmese, gratuitamente, en :



(24 horas) – www.abogadoslara.es
Tlfs.: 916426434-665596055
En visita personal a nuestras oficinas de CL Porto Colón, nº 10 posterior. Local 3-28924 ALCORCON (Madrid)


Más Información Consulta Gratis